Cambio en la Guarda y Custodia de Menores: ¿Qué Ocurre Cuando un Progenitor Actúa sin Consentimiento?

por | 20 Mar 2024 | Abogados Malaga

El cambio en la Guarda y Custodia de Menores

La guarda y custodia de los menores es uno de los aspectos más importantes y conflictivos que se deben resolver cuando los padres se separan o divorcian. Se trata de determinar con qué progenitor convivirán los hijos, y cómo se organizarán las visitas, comunicaciones y estancias del otro progenitor con ellos.

En este post, vamos a analizar qué ocurre cuando uno de los progenitores quiere cambiar la guarda y custodia de los menores, o modificar algún aspecto relacionado con ella, sin contar con el consentimiento del otro progenitor. ¿Qué consecuencias puede tener esta actuación? ¿Qué derechos tiene el progenitor que se opone al cambio? ¿Qué criterios sigue el juez para resolver estos casos?

La patria potestad y el cambio de domicilio de los menores

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la guarda y custodia de los menores forma parte de la patria potestad, que es el conjunto de derechos y obligaciones que tienen los padres sobre sus hijos no emancipados. La patria potestad se ejerce por ambos progenitores, de forma conjunta, salvo que uno de ellos haya sido privado de ella por una causa legal.

Esto significa que las decisiones importantes que afecten a la vida de los hijos, como el cambio de domicilio, el cambio de colegio, el tratamiento médico, la elección de la religión, etc., deben ser tomadas por ambos progenitores de común acuerdo. Y, en caso de desacuerdo, se debe solicitar la autorización judicial.

Por tanto, si uno de los progenitores quiere cambiar el domicilio de los menores, ya sea por motivos personales, laborales, económicos o de nueva pareja, debe comunicarlo al otro progenitor y pedirle su consentimiento. Si el otro progenitor no está de acuerdo, o no responde en el plazo de 30 días, se debe acudir al juez para que autorice el traslado.

El cambio de domicilio de los menores puede afectar al sistema de guarda y custodia establecido, así como al régimen de visitas del otro progenitor. Por ejemplo, si se trata de una *guarda compartida, y el cambio de residencia implica una distancia tan grande que dificulta el cumplimiento de la alternancia, se puede solicitar el cambio a una **guarda individual. O si se trata de una *guarda individual, y el cambio de domicilio impide el normal desarrollo de las visitas, se puede pedir una modificación del régimen de visitas, o incluso el cambio de la guarda y custodia.

El criterio del juez para autorizar o denegar el cambio de domicilio de los menores

El juez, ante una solicitud de cambio de domicilio de los menores, debe valorar si el traslado favorece o perjudica el interés superior de los menores, que es el principio que debe regir todas las decisiones que les afecten. Para ello, debe tener en cuenta las siguientes circunstancias:

  • Los motivos que justifican el cambio de domicilio del progenitor solicitante, y si son razonables y proporcionales.
  • La edad y la madurez de los menores, y su opinión al respecto, si tienen suficiente juicio.
  • El vínculo afectivo de los menores con ambos progenitores, y con el entorno familiar, social y escolar que van a dejar o al que se van a incorporar.
  • El impacto que el cambio de domicilio puede tener en el desarrollo emocional, educativo y personal de los menores.
  • La posibilidad de mantener una relación fluida y estable con el progenitor no custodio, y las medidas que se propongan para facilitarla.
  • La actitud de los progenitores, y si existe una voluntad de cooperación o de obstaculización.

El juez, tras ponderar todos estos factores, puede autorizar o denegar el cambio de domicilio de los menores, y, en su caso, modificar el sistema de guarda y custodia o el régimen de visitas, según lo que considere más beneficioso para los menores. El juez también puede imponer algunas condiciones al progenitor que se traslada, como el pago de los gastos de desplazamiento del otro progenitor, o el cumplimiento de un régimen de visitas amplio y flexible.

Otros casos en los que un progenitor actúa sin el consentimiento del otro

El cambio de domicilio de los menores no es el único caso en el que un progenitor puede actuar sin el consentimiento del otro en la guarda y custodia de los menores. Hay otras situaciones en las que se puede producir un conflicto entre los progenitores, como las siguientes:

  • El cambio de colegio de los menores, que puede afectar a su rendimiento académico, a su adaptación social y a su horario escolar.
  • El tratamiento médico de los menores, que puede implicar una intervención quirúrgica, una medicación, una terapia o una vacunación.
  • La elección de la religión de los menores, que puede suponer la realización de algún sacramento, la asistencia a algún culto o la educación en algún credo.
  • El empadronamiento de los menores, que puede tener efectos en el acceso a los servicios públicos, como la sanidad, la educación o las ayudas sociales.
  • La salida del país de los menores, que puede suponer un riesgo de sustracción internacional, o una dificultad para el contacto con el otro progenitor.

En todos estos casos, el progenitor que quiere tomar una decisión que afecte a la vida de los menores debe contar con el consentimiento del otro progenitor, o en su defecto, con la autorización judicial. Si no lo hace, puede incurrir en una infracción de la patria potestad, que puede tener consecuencias legales similares a las del cambio de domicilio.

¿Qué hacer si el otro progenitor actúa sin consentimiento?

Si el otro progenitor actúa sin consentimiento en alguna de las cuestiones que afectan a la guarda y custodia de los menores, el primer paso es intentar dialogar con él o ella, y buscar una solución amistosa que respete los derechos e intereses de los menores y de ambos progenitores. Para ello, se puede recurrir a la mediación familiar, que es un proceso voluntario y confidencial, en el que un profesional imparcial ayuda a las partes a alcanzar un acuerdo satisfactorio.

Si el diálogo o la mediación no funcionan, o si la conducta del otro progenitor es muy grave o reiterada, se puede acudir a la vía judicial, y solicitar al juez que tome las medidas que correspondan para proteger a los menores y al progenitor perjudicado. Estas medidas pueden ser de distinto tipo, según el caso:

  • La retirada de la guarda y custodia al progenitor que ha actuado sin consentimiento, y su otorgamiento al otro progenitor, que tendrá la custodia exclusiva.
  • La modificación del régimen de visitas del progenitor que ha actuado sin consentimiento, que podrá ver a los menores con menos frecuencia o bajo supervisión.
  • La imposición de una sanción económica al progenitor que ha actuado sin consentimiento, que podrá consistir en una multa o en el pago de una indemnización al otro progenitor.
  • La prohibición de salida del país al progenitor que ha actuado sin consentimiento, o al menor, para evitar el riesgo de sustracción internacional.
  • La obligación de devolver la documentación personal del menor al progenitor que la tiene en su poder, o de facilitarle una copia.

Conclusión

La guarda y custodia de los menores es un tema muy sensible y complejo, que requiere de una información veraz y contrastada, y de un asesoramiento legal especializado. En este post, hemos analizado qué ocurre cuando uno de los progenitores quiere cambiar la guarda y custodia de los menores, o modificar algún aspecto relacionado con ella, sin contar con el consentimiento del otro progenitor. Hemos visto que esta actuación puede tener consecuencias legales, como la retirada de la guarda y custodia, la modificación del régimen de visitas, la imposición de una sanción económica, la prohibición de salida del país o la obligación de devolver la documentación personal del menor.

Hemos visto también que el juez, ante una denuncia de este tipo, debe valorar el interés superior de los menores, y adoptar las medidas que considere más adecuadas para protegerlos, así como al progenitor que ha sido perjudicado. Hemos visto, por último, que el diálogo y la mediación familiar son herramientas útiles para resolver los conflictos entre los progenitores, y para buscar el bienestar de los menores.

Esperamos que este post te haya resultado interesante y útil. Si tienes alguna duda o sugerencia, puedes escribirnos un comentario o contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

5/5 - (1 voto)

Escríbanos un comentario

Utilizamos cookies de terceros no necesarias para la navegación con finalidades analíticas y estadísticas. Puede aceptar estas cookies haciendo click en “Entendido”, o puede rechazar o configurar las cookies haciendo click en “Rechazar”.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

When you visit any web site, it may store or retrieve information on your browser, mostly in the form of cookies. Control your personal Cookie Services here.

These cookies are necessary for the website to function and cannot be switched off in our systems.

In order to use this website we use the following technically required cookies
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios